3 jun. 2012

Cómo elegir el fotoprotector adecuado

Aunque el protector solar (fotoprotector) es un producto que se debería utilizar todo el año y debería estar presente en nuestra rutina diaria es ahora, cuando aumenta el número de horas e intensidad de la radiación UV cuando más nos acordamos de que debemos aplicárnoslo.

¿Cuál elegir?

Para el rostro me gusta recomendar el factor 50+ (protección muy alta), independientemente del fototipo de piel. El rostro y las manos son las zonas más expuestas (el rostro no va cubierto ni siquiera en invierno) y donde más se aprecian los signos del fotoenvejecimiento (pecas, manchas, arrugas,...).
Esto es una recomendación personal para prevenir la aparición de dichos signos.

La textura del fotoprotector dependerá del tipo de piel de la persona (seca, normal, mixta o grasa).

Hay que tener en cuenta que muchos medicamentos pueden producir fotosensibilización, lo que aumenta el riesgo de la piel frente al Sol. Algunos son: anticonceptivos (orales, parches o anillo vaginal), producen manchas color café claro u oscuro que pueden aparecer en frente, labio superior, nariz, sienes y mejillas.
Otros medicamentos fotosensibilizantes son: anti-histamínicos, anti-hipertensivos, anti-inflamatorios (ibuprofeno,...). La lista es muy larga. Si estás tomando algún tipo de medicación lo mejor es preguntar en tu Farmacia si es o no fotosensibilizante.

Para el cuerpo: a la hora de recomendar un fotoprotector para el cuerpo hay que tener en cuenta tanto el fototipo de piel como las horas a las que nos vamos a exponer al Sol.
Una forma rápida de saber qué factor de protección solar (FPS) necesitamos es midiendo la cantidad de melanina en nuestra piel. Por regla general, a mayor cantidad de melanina menor FPS, excepto en manchas y lunares, que siempre recomendamos el factor 50+ (protección muy alta).

Si estás en Madrid puedes pasar por nuestra Farmacia ya que disponemos de un aparato para poder medir este parámetro y así puedes conocer tus valores.

Además...
*Aplica el fotoprotector de manera generosa, sobre la piel seca y media hora antes de la exposición solar.
Generalmente no nos lo aplicamos bien, ni en cantidad ni lo extendemos adecuadamente. Es muy importante que la cantidad de producto sea adecuada para que la protección sea la correcta, ya que si no la protección obtenida puede ser hasta 3 veces menor.

*Renovar la protección cada 2 horas.

*No olvides aplicarla en partes del cuerpo como empeine, nuca, orejas,....

*Los fotoprotectores de los adultos no sirven para los niños. La piel de los niños es distinta de la de los adultos (más fina y mucho más sensible a las radiaciones UV. También más propensos a insolaciones porque su sistema termorregulador es aún inmaduro).
Los fotoprotectores infantiles son más hidratantes, casi siempre formulados con filtros físicos o combinaciones de filtros físicos/químicos muy seguras, libres de aditivos, perfumes, conservantes,...y muy resistentes al agua y al roce.

*Los fotoprotectores caducan. Suelen llevar en el envase este símbolo


Es el símbolo PAO (period after opening). Aparece en el envase del producto de la siguiente manera:



*Los herpes tienden a reactivarse con la radiación UVB. Las personas con tendencia a la aparición de herpes labiales es conveniente que utilicen barras fotoprotectoras.

¿Qué tienes en cuenta cuando eliges tu fotoprotector?


No hay comentarios:

Publicar un comentario

También te puede interesar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...