4 nov. 2012

DIETA Y PIEL

El tener buen aspecto externo (piel firme, suave, elástica, con buen color, lisa, sin manchas,...) es debido a la influencia de muchos factores. La genética tiene una parte importante, pero no lo es todo. El realizar ejercicio físico, una moderada y adecuada exposición solar, los cuidados cosméticos y unos correctos hábitos dietéticos pueden mejorar el aspecto de nuestra piel.

 La hidratación de la piel es fundamental. La piel es un órgano que tiene varias funciones: nos protege frente agresiones externas, regula la temperatura corporal, a través de ella sentimos (por la gran cantidad de receptores sensoriales) y tiene una función metabólica (síntesis de vitamina D, imprescindible para el desarrollo y crecimiento). El agua es necesaria. Cuando el contenido en agua de la capa córnea disminuye por debajo del 10% la piel pierde suavidad y elasticidad y se acelera el envejecimiento cutáneo.                                                   
Se recomienda la ingesta de 1,5-2 litros de agua al día.

  Envejecemos porque nos oxidamos. Al proporcionar al organismo antioxidantes se puede retardar (que no detener) el proceso natural del envejecimiento.
¿Cuáles son los principales antioxidantes? Las vitaminas A,C y E.
La vitamina A (retinol) la encontramos en la leche, mantequilla, yema de huevo, hígado y pescados grasos. En los vegetales se encuentran los carotenoides, destacando los beta-carotenos.
La vitamina C (ácido ascórbico) se encuentra en casi todas las frutas y verduras pero especialmente en los cítricos: naranjas, limones, mandarinas y pomelo.
La vitamina E (tocoferol) se encuentra en aceitres de frutos y semillas, cereales y yema de huevo.

 Las dietas ricas en azúcares refinados pueden predisponer a un envejecimiento prematuro de la piel. Pueden acelerar la formación de unos compuestos , PGA (productos de glicosilación avanzada), que pueden entrecuzarse y provocar que la piel vaya perdiendo elasticidad.

 Zinc, cobre y selenio son minerales que protegen a la piel del daño que le produce la radiación UV. Se encuentran en carnes, pescados, cereales, legumbres y huevos.

 Las grasas son necesarias pero hoy en día se tiende a consumirlas en exceso. Al ser muy energéticas pueden dar lugar a problemas no sólo de sobrepeso si no también de salud.

  Resumiendo: lo ideal es que la alimentación sea variada y equilibrada y que se fraccione la ingesta en 5 comidas al día (desayuno-media mañana-comida-merienda-cena). A media mañana y para merendar es aconsejable elegir una o dos piezas de fruta. A medio plazo nuestra piel lo notará.

¿Cómo cuidas tu alimentación?





No hay comentarios:

Publicar un comentario

También te puede interesar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...