14 sept. 2014

Resumen práctico de los cuidados de la piel en otoño

Después del verano la piel del rostro tiende a presentar cierta deshidratación, algunas manchas (debido a exposiciones solares prolongadas), tono apagado, falta de vitalidad y de luminosidad. Es el momento de ponerte manos a la obra y empezar a adquirir (o retomar) unos sencillos hábitos que mejorarán notablemente el aspecto de tu piel.







La limpieza debe hacerse por la mañana y por la noche y es un paso fundamental e imprescindible. Por la noche o cuando llegas a casa (no es necesario esperar a irte a la cama) se eliminan restos de maquillaje, cosméticos, contaminación,… Por la mañana también hay que limpiarla para eliminar restos de cosméticos aplicados la noche anterior, restos de sudor, secreciones,… El agua sola no limpia porque la suciedad tiene partículas  grasas que el agua no puede arrastrar. Debes elegir un producto que te ayude a dejar la piel del rostro bien limpia, que se adapte a tu tipo de piel y a tus gustos en cuanto a la limpieza (con/sin agua). Para la limpieza con agua se utilizan geles, espumas, cold- cream,… La limpieza sin agua se realiza con leches limpiadoras + tónico o con aguas micelares. Es fundamental que el producto se adapte a tu tipo de piel, para respetarla. No debe ser agresivo.

Te puede ser útil este cuadro:



A continuación aplica el contorno de ojos, siempre con el dedo anular, que es con el que menos fuerza tenemos, siguiendo el hueso orbital. La piel del contorno de ojos es mucho más fina que la del resto del rostro. La dermis en esta zona es pobre en fibras de colágeno y elastina. Está sometida al continuo movimiento del parpadeo y muy expuesto a agresiones externas (sol, viento, frío,…) e internas (afecciones en la microcirculación cutánea que dan lugar a bolsas y ojeras).
Utiliza productos específicos, no los mismos que para el rostro ya que al tener esta zona características especiales los productos destinados a ella también los tienen, tanto en principios activos como en excipientes.

En otoño los tratamientos a utilizar por el día son aquellos que aportan luminosidad, como Mesolift, de Lierac, Luminescence, también de Lierac o el Cuidado Luminosidad de Be+. Por la noche puedes aprovechar para hacer tratamientos renovadores tipo peeling, como High Peel de Lierac.. Si tienes manchas es el momento de tratarlas utilizando por la noche productos despigmentantes (como Be+ despigmentante).

Utiliza siempre protección solar, es el mejor cosmético anti-edad que existe. Existen muchas texturas que se adaptan a todos los tipos de piel y esto hace que no resulte engorroso su aplicación. La re-aplicación cada 2 horas resulta muy cómoda con la brocha Sunific.
Puedes elegir protección solar en formato maquillaje. No es la protección solar con color (esta cubre menos pero igualmente se puede utilizar. Es más, tiene muchas adeptas) si no polvos compactos con más poder cubriente que las cremas con color.

No olvides los tratamientos complementarios: exfoliantes y mascarillas.

Los tratamientos diarios hay que complementarlos con otro tipo de tratamientos semanales o quincenales (la frecuencia depende del tipo y estado de la piel). Se trata de exfoliantes y mascarillas. Los primeros eliminan las capas más superficiales de la piel, consiguiendo que esté más suave, luminosa (al estar más lisa la luz se refleja de manera uniforme y por eso la piel se ve más luminosa), se difuminan arrugas superficiales y con esto se consigue que los tratamientos que nos apliquemos después penetren mejor.

Las mascarillas son un complemento a la limpieza diaria y según la que elijas tendrás un efecto u otro. Por ejemplo, con las de arcilla verde se consigue una limpieza más profunda del poro debido a sus propiedades absorbentes y purificantes; la arcilla rosa proporciona un extra de hidratación, perfecta para pieles deshidratadas (ya sean secas o mixtas). La arcilla naranja es purificante y tonificante y se utiliza para proporcionar luminosidad. Pincha aquí para conocerlas más en detalle.
Una alternativa a la mascarilla de arcilla verde son los polvos exfoliantes de Be+.

El momento perfecto para aplicarlas es por la noche: primero exfoliación, después mascarilla, porque con la piel bien limpia la acción de la mascarilla se potencia.


                                                                                       

La mejor manera de conocer las necesidades de tu piel es haciendo un análisis con el dermoanalizador. Medimos la hidratación, la pigmentación, la grasa y la elasticidad. Con la cámara vemos el estado de la piel en la profundidad.


Te animo a que pidas cita y puedas saber qué productos son los que mejor te van.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

También te puede interesar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...