3 sept. 2014

Cómo tener éxito con tu tratamiento despigmentante

Llegada esta época del año las manchas son un motivo de consulta muy frecuente en la Farmacia. Os dejo 10 claves para que el tratamiento que hagáis surta los efectos esperados:

Imagen encontrada en Pinterest, en saludtotal.net


1. Es muy importante averiguar qué tipo de manchas tienes y si requieren acudir a un especialista. ¿Cómo saberlo? Lo mejor es que preguntes a tu farmacéutico de confianza y será quien te diga si debes ir al dermatólogo o puedes comenzar con un tratamiento.
Las manchas solares y las debidas a alteraciones hormonales (como “melasma/cloasma o máscara del embarazo” o las debidas a tratamientos anticonceptivos o terapia estrogénica sustitutiva (en la menopausia)) tienen buen pronóstico y pueden tratarse desde la Farmacia. Suelen ser marrones, color café más o menos oscuro y se  acentúan con la exposición solar. La “máscara del embarazo puede desparecer después del parto, aunque no siempre ocurre (no siempre aparece en todas las embarazadas ni tampoco desaparece totalmente en aquellas que sí la han tenido).

2. El siguiente paso, una vez que sabes qué tipo de manchas tienes, es elegir el producto despigmentante adecuado. ¿Cuál escoger de todos los que existen en el mercado? Es difícil porque la oferta es amplísima. La gran mayoría, por no decir todos, los laboratorios dermofarmacéuticos tienen, entre sus tratamientos, uno despigmentante. Lo mejor en estos casos es dejarte guiar por el personal de la Farmacia. Probablemente no tengan (o tengamos) todos los que hay en el mercado pero sí una selección y entre ellos podremos recomendarte el más conveniente.

3. Es básico saber utilizar correctamente tu tratamiento. Asegúrate de que te queda claro cómo y en qué orden debes aplicarlo. Por regla general: siempre sobre el rostro bien limpio y tonificado. A continuación el contorno de ojos, el sérum, si lo utilizas, y la crema de tratamiento.


4. Es una buena combinación utilizar vitamina C durante el día, como tratamiento. La vitamina C es un potente antioxidante y también se utiliza como aclarador de la piel. Para que se forme la melanina es imprescindible que esté la tirosinasa (una enzima). La vitamina C lo que hace es inhibir la tirosinasa y al no estar se interrumpe la formación de melanina (al no formarse melanina la mancha no se oscurece. Todo lo contrario, con el tiempo se va aclarando).
El principal problema de la vitamina C es que es muy difícil formularla a una concentración alta porque enseguida, con el aire, se pone amarillenta y parece que el producto está en mal estado. Por esta razón cuando va a altas concentraciones siempre suele ir en monodosis. De las mejores del mercado y de las más concentradas es Repavar Monoderma.

Además la vitamina C es un excelente producto anti-edad porque mejora la apariencia de la piel fotodañada e interviene en la síntesis de colágeno , con lo que mejora la firmeza de la piel y reduce las arrugas.

5. Hay que exfoliarse la piel con regularidad, esto es, dependiendo del tipo de  piel 1 vez/semana si tienes la piel normal-mixta o 1 vez cada 15 días si la tienes seca.
Con la exfoliación se aprecia una mejoría inmediata en la apariencia de la piel; se eliminan células muertas que se encuentran en la capa más externa de la epidermis, por lo que penetran mejor los tratamientos que apliquemos y se reducen arrugas pequeñas porque la superficie se alisa.

6. Lo pongo en 6º lugar por seguir un orden, aunque si fuera por importancia lo tendría que poner en el primero: es el protector solar. No se debe hacer ningún tratamiento despigmentante sin utilizar durante el día el  protector solar.
De hecho es difícil ver resultados si no se acompaña el tratamiento despigmentante del protector solar porque las manchas, con el sol, tienden a repigmentarse rápidamente. No es suficiente con utilizar un tratamiento (hidratante, antiedad,…) que incorpore FPS (factor de protección solar) porque en estos casos lo máximo que suelen incluir es un 20 o 25, es decir una protección media.
Cuando utilizamos un despigmentante el FPS que tiene que utilizarse es 50+ renovándolo cada 2 horas. Esta es la parte más complicada ya que muchas veces nos aplicamos la protección solar pero luego nos maquillamos. En estos casos son estupendos los polvos compactos con protección FPS 50+ (por ejemplo los de Avène, Be+,… Suelen tener dos tonos, uno más claro y otro más oscuro, que se adaptan a todos los tipos de piel. Las texturas no son nada grasas y no dejan brillos. Son muy agradables para las pieles mixtas). También es buena opción utilizar las cremas, emulsiones,…con color. Suele haber un solo tono que se funde con la piel dejando un resultado muy natural.

7. La mejor manera de saber si el tratamiento está funcionando es hacer un seguimiento. Nosotras mismas podemos apreciar si se va o no aclarando la mancha. Pero no me refiero a este tipo de seguimiento si no al que se realiza con el dermoanalizador. Lo que se hace es medir la cantidad de melanina al inicio y luego cada 3-4 semanas, para comprobar que estos niveles van descendiendo. El servicio con dermoanalizador lo encuentas en farmacias especializadas en dermocosmética.

8. Sé constante: son tratamientos que requieren perseverancia e insistencia. No vale olvidarse de aplicarlo o “por esta noche que no lo haga no pasa nada”. No. No nos engañemos a nosotras mismas: diariamente debemos aplicar el despigmentante y, cuando nos toque (1 vez/semana o 1 vez/15 días según el tipo de piel) el exfoliante.
Recuerda aplicar siempre el protector solar, aunque esté nublado.

9. Sé paciente: son tratamientos largos, de varios meses. Los resultados no se ven de forma inmediata sino a medio-largo plazo.


10. Mientras  haces el tratamiento puedes disimular las manchas con maquillaje corrector.


¿Has visto resultados cuándo has realizado algún tratamiento de este tipo?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

También te puede interesar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...