15 ene. 2016

Cómo acertar con el tratamiento cosmético que elijas


Imagen obtenida de freepik.com


Un tema que nos preocupa cuando adquirimos un tratamiento cosmético nuevo y que no hemos tenido la posibilidad de probar antes es saber si realmente se adapta a lo que íbamos buscando o no. Te pueden servir estas recomendaciones:

El tratamiento debe ser personalizado y adaptado a las necesidades de la piel en ese momento.
Además de conocer cuál es tu tipo de piel debes saber si está o no deshidratada, valores de elasticidad, pigmentación y cantidad de melanina (sobre todo si te preocupan las manchas y estás pensando realizar un tratamiento para eliminarlas), producción de grasa, textura, poros y estado de las arrugas. Conociendo estos valores de antemano es casi seguro acertar con los productos elegidos.
El probar un producto porque me lo ha recomendado mi amiga/hermana/madre no es garantía de éxito.

Se constante y  rigurosa con la aplicación de los productos. Es la única manera de ver resultados. Aplícalos en el orden y forma que te han explicado. Mañana y noche. Sin olvidar los tratamientos complementarios que se realizan 1 vez cada 10-15 días y que mejoran considerablemente el aspecto de la piel.

ƒ Recuerda que es imprescindible limpiar la piel por la mañana y por la noche antes de aplicar cualquier tratamiento. Y no vale solo con agua. Aunque no nos maquillemos la piel del rostro se ensucia y para eliminar esta suciedad se deben utilizar productos específicos que ayuden a retirar restos de sudor, piel muerta, grasa sebácea, contaminación ambiental,… Se necesitan sustancias que sean capaces de disolver, arrastrar y eliminar estas partículas.
Como decía antes la limpieza es imprescindible. Solo con la piel perfectamente limpia el tratamiento que nos apliquemos penetrará correctamente.

Tampoco olvides la protección solar. El sol es la principal causa externa de envejecimiento de la piel, produciendo una serie de cambios que se conocen como fotoenvejecimiento. El factor de protección solar tiene que estar adaptado a tu fototipo de piel y las horas exposición solar. Con el uso adecuando del  protector solar previenes la aparición de manchas, arrugas, pérdida de elasticidad e incluso lesiones más graves que pueden derivar en un cáncer de piel. Si tomas algún tipo de medicación consulta en la Farmacia si ésta es o no fotosensible.


Ponte en manos de un buen especialista, que sepa diferenciar el tipo de piel e identificar las necesidades de ésta. No es tarea fácil. Requiere mucha experiencia. Si la farmacia donde vas dispone de dermoanalizador, mejor, porque tú misma podrás ver y comprobar el estado de tu piel. Y cómo mejora con el tratamiento propuesto porque tendrás la posibilidad de realizar el seguimiento.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

También te puede interesar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...