6 feb. 2013

Cómo saber cuál es tu tipo de piel

Es fundamental, a la hora de seleccionar los productos y la rutina adecuada, que conozcamos cuál es nuestro tipo de piel.

Se pueden diferenciar 5 tipos distintos: grasa, seca, normal, mixta y sensible.

tPiel grasa:
Se caracteriza por:
Epidermis (que es la capa superficial de la piel, "lo que vemos"): gruesa
Secreción sebácea: alta
Tamaño del poro: grande, perceptible. Pueden aparecer espinillas y/o comedones
Característica principal: secreción de grasa, lo que le da a la piel un aspecto brillante, no uniforme.

tPiel seca:
Se caracteriza por:
Epidermis: normal
Secreción sebácea: escasa
Tamaño del poro: pequeño
Característica principal: pérdida de agua debida a causas fisiológicas (al disminuir la secreción sebácea, al existir alteración de los lípidos que forman las membranas) o externas (condiciones climatológicas: calor seco(muchas calefacciones), frío, cosméticos no adecuados,...)

tPiel normal:
Epidermis: normal
Secreción sebácea: adecuada, sin brillos grasos.
Tamaño del poro: pequeño y cerrado.
Característica principal: se trata de una piel lisa, elástica, de tono uniforme, tacto suave, sin manchas, con buena tolerancia a los jabones. No se afecta por los cambios de temperatura.

tPiel mixta:
Epidermis: gruesa en la zona T (frente, nariz, barbilla). Normalmente fina en pómulos.
Secreción sebácea: mayor en zona T, pudiendo presentar brillos; escasa en pómulos.
Tamaño del poro: perceptible en zona T (frente, nariz, barbilla); pequeño en pómulos.
Característica principal: la piel mixta tiene características de la piel grasa en algunas zonas y de la seca en otras, pero siempre en condiciones de normalidad. Al ser zonas tan diferenciadas será necesario, a veces, utilizar en el cuidado diario de la piel más de un producto, según la zona a tratar.

tPiel sensible:
Independientemente de que tengamos la piel grasa, seca, normal o mixta puede que sea también sensible.
Una piel sensible:
"Tiene una tolerancia menor que una que no lo es y puede reaccionar de manera exagerada a estímulos ante los que una piel normal no reacciona.
"La persona puede notar sensación de picazón, ardor, escozor y/o tirantez.
"Pueden aparecer (o no) signos como enrojecimiento, descamación, telangiectasias.
"Puede tener o no asociados acné, rosácea, dermatitis atópica, dermatitis seborreica,...
"En el estrato córneo de la epidermis aparecen una serie de alteraciones (descamación, eliminación de lípidos,...) que hacen que la función barrera protectora de la piel se altere. Pueden incluso aparecer fisuras debido a que la piel pierde elasticidad. Esto facilita la penetración de sustancias que pueden ser irritantes o agresivas.

Si tenemos dudas sobre cuál es nuestro tipo de piel siempre podemos recurrir a un profesional que nos asesore.

Si además de saber cuál es nuestro tipo de piel podemos conocer el estado de ésta, es decir niveles de hidratación, sebo, elasticidad y pigmentación, el tratamiento que escojamos será mucho más adecuado a las necesidades reales de nuestra piel en ese momento. Estos parámetros pueden conocerse con un Dermoanalizador.
En Farmacia Fermín Caballero 8 puedes realizarte un análisis completo de la piel, reservando cita (91.738.36.50 o farmaciafermincaballero8@cofm.es)

¿Te resulta fácil saber cuál es tu tipo de piel?




No hay comentarios:

Publicar un comentario

También te puede interesar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...